¿Por qué Niels Bohr demostró que Albert Einstein estaba equivocado?

Este desacuerdo se centró en particular en el principio de incertidumbre de Heisenberg, que establece que es imposible conocer con precisión la posición y el momento de una partícula cuántica al mismo tiempo.

 

El debate entre Niels Bohr y Albert Einstein sobre la interpretación de la mecánica cuántica

 

Duró varios años, y no fue hasta la década de los 80 que se pudo demostrar experimentalmente que Bohr tenía razón.

 

El desacuerdo fundamental entre los dos físicos era sobre la naturaleza del universo. Einstein creía que el universo era determinista, es decir, que los eventos del futuro estaban predeterminados por los eventos del pasado. Bohr, por otro lado, creía que el universo era probabilístico, es decir, que los eventos del futuro eran impredecibles.

 

Einstein creía que esto era simplemente una limitación de nuestro conocimiento como humanos, y que en realidad era posible conocer ambas cantidades con precisión.

 

 

En 1982, un equipo de científicos dirigido por Alain Aspect realizó un experimento que violó la desigualdad de Bell. Este resultado fue un fuerte apoyo a la interpretación probabilística de la mecánica cuántica, y demostró que Bohr tenía razón en su desacuerdo con Einstein.

 

El experimento de Aspect fue un experimento realizado en 1982 por un equipo de científicos dirigidos por Alain Aspect en el Laboratorio de Óptica de la Universidad de Orsay en Francia. El experimento tenía como objetivo probar la desigualdad de Bell, una desigualdad matemática que establece un límite superior a la correlación entre las mediciones realizadas sobre partículas cuánticas entrelazadas.

 

 

En resumen, El experimento de Aspect violó la desigualdad de Bell, que solo se puede violar si el universo es probabilístico. Y por ello, podemos afirmar a día de hoy, que Niels Bohr estaba en lo cierto y A. Einstein estaba equivocado, al demostrarse experimentalmente que el universo es probabilístico.

 

Elaboración propia / fuentes consultadas: Physical Review Letters

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *