Aprender a escuchar …

Tiempo de lectura: 4 minutos

 

Aprender a escuchar ...

La escucha activa es una de la soft skills más valoradas !

 

La frase «aprender a escuchar» nos sugiere que si hablamos y hablamos … dedicaremos pocos recursos para comprender realidades de los demás que nos mostrarán nuevos caminos, nuevas ideas.

 

Se aplica a la música, a las ventas, a las relaciones personales y en general, a aspectos humanos relacionados la sociabilización. Incluso se dice «aprende a escuchar a tu cuerpo».

 

Busca aprender a escuchar sin juzgar. Aprende a escuchar a los demás, sin interrumpir, escucha los consejos de quien bien te quiere.

 

Por tanto, es una habilidad crítica, que debemos de entender y dominar si deseamos tener éxito en prácticamente todas las facetas de la vida.

 

 

Libros sobre escucha activa:

 

A continuación os recomiendo las siguientes joyas sobre comunicación.

 

 

Cómo hablar para que sus hijos le escuchen

Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le Hablen por Medici.

«Esta nueva edición del libro más famoso sobre educación le proporcionará la información necesaria para ser más eficaz con sus hijos y darles más apoyo.

 

Las autoras, con su enfoque práctico y respetuoso, consiguen que las relaciones con niños de todas las edades sean menos estresantes y más gratificantes.

 

Sus métodos comunicativos, deliciosamente ilustrados con dibujos que muestran las habilidades en la práctica, ofrecen formas innovadoras de solucionar problemas comunes.

 

Aprenderá usted a:

  • enfrentarse a los sentimientos negativos de su hijo, como frustración, decepción, etc;
  • expresar su enfado sin herir;
  • conseguir la colaboración de su hijo;
  • establecer límites firmes al mismo tiempo que conserva la buena voluntad;
  • usar alternativas al castigo
  • y solucionar los conflictos familiares pacíficamente.»

 

 

6074020329

Aprender a escuchar por PLAZA Y VALDES EDITORES.

«Pensamos que sabemos escuchar, sin embargo, la lengua nos hace excluir este acto casi sin darnos cuenta. Es por ello que cuando expresamos la oración «yo te digo» le decimos al otro lo que se espera de él: que nos escuche y obedezca. No esperamos que nos responda y que iniciemos un diálogo.

 

Muy diferente se expresan los tojolabales a través de su lengua, el maya-tojolabal, pues dicen en la frase correspondiente «yo dije», tú escuchaste.

 

El objeto se excluye y en su lugar tenemos otro sujeto, el cual escucha. Los tojolabales tienen, desde las primeras palabras, otra concepción de comunicación: la dialógica.

 

Ésta se realiza al menos entre dos personas, por tanto, no es monología, concepto desde el cual hablan los que pretenden saber. Tal vez por eso los tojolabales tienen dos palabras para «lengua», una para la que se habla (kumal), y otra para la que se escucha (abal).

 

En español, en cambio, pensamos en el hablar y no en el escuchar cuando nos referimos a la lengua, y tenemos buena razón para hacerlo, porque la lengua hace referencia al órgano localizado en la boca con el cual articulamos el habla.

 

Nosotros, en cambio, preguntamos junto con los griegos antiguos, ¿por qué tenemos dos orejas y una sola boca?, ¿no es para escuchar mejor, y hablar menos? Somos, pues, muy habladores y pobres escuchadores, por eso aprendemos retórica y mercadotecnia, para saber cómo manipular a los demás. ¿Y dónde queda el escuchar?

 

El propósito de Aprender a escuchar es ayudarnos a escuchar mejor y a estudiar tanto la ausencia, como el reducido y mal uso que se hace de escuchar.

 

Al hacerlo nos damos cuenta que los políticos no saben escuchar, aunque por el hecho de tener el uso de la palabra ellos piensan que sí.

 

Nosotros, piensan aquellos, no sabemos escuchar, aunque nos juntemos por miles y porque no somos representantes de la autoridad.

 

Por eso, pretenden limpiar las calles de los que no saben, para que los ciudadanos conozcan la ciudad que es de piedra y no de mujeres, hombres y niños.

 

El acto de escuchar toca un tema olvidado en la educación de todos los niveles. Tal vez este libro ayude a que se agregue la materia del escuchar a los planes de estudio.

 

Si lo sabemos hacer, aprendemos a la vez a recibir con gratitud lo que recibimos al escuchar a los demás, ya que nos regalan sus palabras por las cuales no solemos dar las gracias, porque no se nos enseñó a hacerlo.»

 

 

Libro Aprender a Escuchar

Aprender a Escuchar. «El éxito profesional depende de nuestra capacidad de comunicación. Un buen comunicador domina tanto la destreza para hablar en público como la habilidad de escuchar activamente.

 

Escuchar es el ingrediente clave de la comunicación efectiva.

 

Gracias a la escucha activa captaremos mejor el comunicado y los sentimientos de nuestro interlocutor, nos ganaremos su confianza, estrecharemos la relación, reduciremos los conflictos y acrecentaremos nuestra capacidad de persuasión.

 

En «Aprender a escuchar» descubrirás las técnicas para desarrollar tu capacidad de escucha activa a través del proceso de escucha y lograr el éxito profesional y personal.»

 

 

 

foto_EHM
Estrella Herranz
Coautora de este blog:
Psicóloga con más de 20 años de experiencia en psicología del trabajo y de las organizaciones.

  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>